Las botas de Reese Witherspoon en ‘Wild’ (‘Alma salvaje’)

Reese Witherspoon en 'Wild'.
Reese Witherspoon en ‘Wild’.

Jean-Marc Vallée, el director quebequés que el año pasado le consiguió Oscars por su interpretación a Matthew McConaughey y Jared Leto con Dallas Buyers Club, demuestra este año nuevamente que lo suyo es exprimir lo mejor de sus actores con Wild (Alma salvaje).

Basada en el libro de memorias de Cheryl Strayed, Wild arranca con el plano general de unas montañas y los gemidos de una mujer. Pronto entenderemos que los gemidos no son de placer, sino de dolor y por agotamiento físico. Cheryl (Reese Witherspoon) está teniendo problemas con las botas que ha escogido para recorrer a pie más de 1.700 quilómetros a lo largo del Pacific Crest Trail. Vallée no nos ahorra el detalle de una de las uñas ensangrentadas de Cheryl cuando ella se quita el calzado. Un gesto que provoca que una de las botas caiga montaña abajo y hace que Cheryl arroje la otra llena de frustración y mientras exclama un: “Fuck you bitch!”.

Después de eso se escuchan las primeras notas de El Condor Pasa (If I could) de Simon & Garfunkel, que se convierte en el leit motif de la película. A ritmo de esta canción y de Suzanne de Leonard Cohen o Glory Box de Portishead se van desgranando poco a poco los motivos que han llevado a Cheryl a emprender semejante hazaña personal.I’m going to walk myself back to the woman my mother thought I was”, nos explica la protagonista en uno de los muchos flash backs perfectamente integrados de la película. Seguir leyendo Las botas de Reese Witherspoon en ‘Wild’ (‘Alma salvaje’)

Festival Internacional de Cine de Toronto. Días 5 y 6

En Toronto hace tiempo que se me habían metido en el bolsillo a base de mucha amabilidad y una ciudad cosmopolita y amable con los peatones. Pero desde esta edición de TIFF todavía más. Me alucinan las multitudes a toda hora del día para las proyecciones de todo tipo de películas y es que al parecer son muchos los que hacen coincidir las vacaciones con el festival, que también se llena de estudiantes universitarios. La muestra más recalcitrante de la cinefilia de esta ciudad la he tenido este lunes por la noche cuando he visto a una multitud intentando hacer fotos durante una de las muchas premieres que hay en el festival. Los gritos de la gente eran de “Michael, Michael” y yo me preguntaba a qué Michael asistente a la edición de este año estarían refiriéndose: ¿Michael Douglas? ¿Michael Moore? Bastante más desconocido que todo eso: Michael Shannon, que estaba a punto de presentar 99 Homes.

Channing Tatum y un casi irreconocible Steve Carrell en 'Foxcatcher'.
Channing Tatum y un casi irreconocible Steve Carell en ‘Foxcatcher’.

En todo caso empiezo el lunes con con la proyección de prensa de Foxcatcher. Bennett Miller (Moneyball, Capote) dirige a Channing Tatum, Steve Carell y Mark Ruffalo en este drama basado en hechos reales. Tatum y Ruffalo son dos hermanos y atletas que a finales de los ochenta compitieron con el equipo estadounidense de lucha libre. Carell interpreta al millonario y filántropo que los contrató para, según él, asegurar la victoria de los valores americanos en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 además de darse aires de importancia. Tatum, Carell y tal vez incluso Ruffalo tienen la nominación al Oscar casi asegurada. Pero más allá de sus interpretaciones, Foxcatcher es una película gris, lenta y deprimente como sus personajes.

Reese Witherspoon y su mochila en 'Wild'.
Reese Witherspoon y su mochila en ‘Wild’.

La que también tiene la nominación casi asegurada es Reese Witherspoon gracias a Wild (se rumorea que podría estar nominada también por The Good Lie pero no he tenido ocasión de poder verla en el festival). Basada en el libro autobiográfico de Cheryl Strayed, Witherspoon se pone en la piel de su autora para hacer a pie más de 1,700 km del Pacific Crest Trail, un camino a lo largo de las cordilleras de la costa oeste americana. A lo largo del periplo de la protagonista por su camino se entretejen flashbacks acertadamente colocados que nos explican qué la ha llevado a esa situación. El director canadiense Jean-Marc Vallée vuelve a arrancarle a su protagonista una interpretación estelar, tal como lo hiciera el año pasado con Matthew McConaughey y Jared Leto en Dallas Buyers Club. Lo mejor, además de esta historia de superación personal, es una banda sonora plagada de Simon & Garfunkel, el paisaje de la costa del Pacífico y las ganas que entran de ponerse las botas e irse de excursión unos días. Seguir leyendo Festival Internacional de Cine de Toronto. Días 5 y 6