‘Marco Polo’ no es ‘Game of Thrones’, pero lo intenta

Zhu Zhu y Lorenzo Richelmy en 'Marco Polo'.
Zhu Zhu y Lorenzo Richelmy en ‘Marco Polo’.

Me gusta someter a las series históricas  con pretensiones de convertirse en el nuevo must see de la temporada a un par de pruebas muy simples para ver hasta qué punto voy o no a seguirlas. Consisten en ver cuántos minutos pasan antes de que el protagonista (invariablemente cachas) se quite la camiseta por un tema más o menos gratuito y ver cuántos minutos o episodios pasan antes de que me quede dormida viendo la serie. A Da Vinci’s Demons le fue fatal con estas pruebas.

En el caso de Marco Polo, la nueva serie de Netflix que adapta libremente para la pequeña pantalla la vida de este comerciante veneciano del siglo XXIII, la cosa fue así: la cuenta no llegaba a los diez minutos de metraje del primer episodio y Lorenzo Richelmy (el actor italiano con un punto de Adrian Grenier que da vida a Marco Polo en la serie) ya estaba luciendo pectorales (y que conste que no tengo nada contra actores que lucen pectorales en la tele o donde sea). A finales del segundo capítulo me quedaba dormida. Seguir leyendo ‘Marco Polo’ no es ‘Game of Thrones’, pero lo intenta

La segunda de ‘Orange is the New Black’

oitnb
Las chicas de ‘Orange is the New Black’.

En cuanto a series marca Netflix se refiere, para mi gusto House of Cards ganó con la edad (y después de deshacerse de Zoe Barnes) y la segunda temporada consiguió consagrar la serie y brillar con luz propia.

Orange is the New Black, la serie de Netflix creada por Jenji Kohan (Weeds) y muy libremente basada en el libro autobiográfico de Piper Kerman, es que ya me pareció perfecta en su primera temporada y mantener el tipo y el nivel siempre es difícil.

En la segunda hemos podido ver experimentos narrativos, con un primer capítulo centrado únicamente en el personaje de Piper (Taylor Schilling), lidiando con las consecuencias del final de la primera temporada. En el segundo episodio, con Piper completamente ausente, la trama se centra en el resto de sus compañeras de prisión en Litchfield (algo que demuestra que la serie es mucho más que su protagonista rubia y que podría funcionar incluso si ella acabara saliendo de la cárcel). Después de eso OITNB ha vuelto a su estructura habitual a base de la exposición costumbrista de las vidas de estas mujeres encarceladas, ligada con flashbacks que nos dan antecedentes sobre algunas de ellas antes de que acabaran entre rejas. Seguir leyendo La segunda de ‘Orange is the New Black’

El regreso de los Macbeth televisivos con la segunda de ‘House of Cards’

Kevin Spacey y Robin Wright en 'House of Cards'.
Kevin Spacey y Robin Wright en ‘House of Cards’.

Francis Underwood (Kevin Spacey) y su lady Macbeth (Robin Wright) corren uno junto al otro de madrugada. Coordinados a la perfección tanto rítmicamente como por el tono de su ropa deportiva oscura (el color suele brillar por su ausencia en esta serie). Así arranca la segunda de House of Cards.

Me atrevería a decir que va a ser una temporada incluso más satisfactoria que la primera, al menos a juzgar por los dos primeros episodios. Hay un acontecimiento que marca el primer capítulo y que va a cambiar las reglas del juego casi por completo. Pero pese al shock y la sorpresa iniciales la trama se va a beneficiar seguro. Seguir leyendo El regreso de los Macbeth televisivos con la segunda de ‘House of Cards’

El modelo de emisión de Netflix

La primera temporada de 'House of Cards' se ha podido ver íntegramente en Netflix desde el día de su estreno.
La primera temporada de ‘House of Cards’ se ha podido ver íntegramente en Netflix desde el día de su estreno.

En Netflix, el servicio de videoclub por correo y para ver legalmente películas y series de televisión online por una módica cantidad mensual, se han dado cuenta de un hábito común entre sus suscriptores. La nueva tendencia entre los que miramos la tele sobre todo por Internet es el “binge viewing”.

Algo que se traduce en el hecho casi seguro de que, si te pones a ver un capítulo de la segunda temporada de Breaking Bad, difícilmente lo dejarás ahí y (dependiendo del tiempo que tengas) acabarás viendo tres, cuatro, cinco capítulos seguidos o incluso la temporada entera de una tirada… Nos van las maratones televisivas vaya.

Netflix por el momento está disponible en Estados Unidos, Canadá, América Latina, Irlanda, Reino Unido y algunos países escandinavos, pero todavía no en España. La compañía no se conforma con ser únicamente una alternativa a Blockbuster o el videoclub de la esquina y en ella se han atrevido también con la producción de series, entrando así en plena competencia con gigantes como HBO, Showtime o las cadenas de televisión en abierto estadounidenses.

Su primer experimento en la silla del productor ha sido la muy aclamada y cargada de talento cinematográfico House of Cards, protagonizada por Kevin Spacey y producida por David Fincher. Y con la emisión de la primera temporada de esta serie, en Netflix se han atrevido a hacer algo que responde a esas ansias por ver una serie de golpe que tenemos muchos. Los 13 capítulos de la primera de House of Cards estaban disponibles para ser vistos íntegramente el pasado 1 de febrero, día de su estreno en Netflix. Algo que contrasta con la tradicional emisión de un capítulo a la semana por la que ha optado Canal + en España, por ejemplo.

Estamos viendo la confluencia de todos los medios de comunicación. En el futuro toda distinción entre televisión e Internet acabará desapareciendo”, nos cuenta el jefe de guionistas de House of Cards, Beau Willimon, sobre esta nueva forma de hacer y emitir tele. “Poner los 13 capítulos de la temporada disponibles el día del estreno de House of Cards es Netflix. Es lo que la gente espera. Dejas en manos de la audiencia la forma en la que mirarán la serie”.

Una fórmula, la de dejar ese consumo en manos de la audiencia, que ha dado mucho que hablar. Series de éxito como The Walking Dead se nutren de la expectativa que crean entre sus fans semana tras semana, haciendo que inunden de comentarios la blogosfera o Twitter. Desde luego House of Cards ha gozado de muy buena salud en las redes sociales antes y después de su estreno, pero su vida en ellas podría ser inferior al de otras series, al no estar sus episodios repartidos durante varios meses. Además, los espectadores menos hambrientos han tenido que asegurarse de evitar spoilers y los más ávidos han tenido que buscar lugares seguros donde hablar del final de la primera temporada.

Pero para Spacey todo acaba resumiéndose a algo mucho más simple. “Hablo con mis amigos y me dicen cosas como: ‘Este fin de semana me he quedado en casa viendo tres temporadas de Breaking Bad o dos temporadas de Game of Thrones‘. Parece que la gente está consumiendo televisión de esa forma. Para mí tiene sentido que Netflix haya aprendido la lección que la industria de la música no supo aprender: dale al consumidor lo que quiere, cuando lo quiere y en el formato en el que lo quiere, a un precio razonable. El consumidor pagará por ello en lugar de robarlo. Y eso es lo que están haciendo”.