Análisis de las nominaciones a los Emmy 2014

Mindy Kaling y Carson Daly anunciando las nominados en la categoría de Mejor
Mindy Kaling y Carson Daly anunciando las nominados en la categoría de Mejor actuación masculina en serie dramática.

Seguramente lo más destacable de la lista de nominados de este año a la edición número 66 de los premios televisivos Emmy no sean ni las (ya esperadas) inclusiones de recién llegadas como True Detective u Orange is the New Black ni las nominaciones para series que ya han dicho adiós como Breaking Bad. Lo más jugoso ha sido como la poca definición en muchas de sus categorías ha supuesto paradojas como éstas:

– Series híbridas tirando a la tragicomedia como Shameless y, sobre todo, Orange is the New Black acaparan nominaciones en el apartado de comedia. Naturalmente entre las comedias nominadas no faltan las sospechosas habituales como Modern Family, Veep o The Big Bang Theory pero OITNB ha robado bastantes nominaciones sobre todo en las categorías de actuación para su excelente y numeroso elenco. La serie, que en realidad ha recibido las nominaciones para su primera temporada, también ha obtenido menciones en los apartados de guión y dirección (para el episodio dirigido por Jodie Foster).

Seguir leyendo Análisis de las nominaciones a los Emmy 2014

Lista de los nominados a los Emmy 2014

Mindy Kaling y Carson Daly anunciando las nominadas a en la categoría de Mejor
Mindy Kaling y Carson Daly anunciando las nominadas a en la categoría de Mejor interpretación femenina en miniserie o película.

True Detective, Orange is the New Black, Breaking Bad, House of Cards o Downton Abbey entre los títulos con más nominaciones a la edición número 66 de los Primetime Emmy. Estos premios están otorgados por la Academia de la Televisión estadounidense y se entregarán el próximo 25 de agosto.

A continuación la lista con los nominados en las categorías de ficción. Para ver la lista completa con categorías como reality show o programas de variedades podéis hacer clic aquí.

Mejor interpretación masculina en una serie dramática:
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Kevin Spacey (House of Cards)
Jon Hamm (Mad Men)
Jeff Daniels (The Newsroom)
Woody Harrelson (True Detective)
Matthew McConaughey (True Detective)

Mejor interpretación femenina en una serie dramática:
Michelle Dockery (Downton Abbey)
Julianna Margulies (The Good Wife)
Claire Danes (Homeland)
Robin Wright (House of Cards)
Lizzy Caplan (Masters of Sex)
Kerry Washington (Scandal)

Mejor interpretación masculina en una miniserie o película:
Chiwetel Ejiofor (Dancing on the Edge)
Martin Freeman (Fargo)
Billy Bob Thornton (Fargo)
Idris Elba (Luther)
Mark Ruffalo (The Normal Heart)

Mejor interpretación femenina en una miniserie o película:
Jessica Lange (American Horror Story: Coven)
Sarah Paulson (American Horror Story: Coven)
Helena Bonham Carter (Burton and Taylor)
Minnie Driver (Return to Zero)
Kirsten Wiig (The Spoils of Babylon)
Cicely Tyson (The Trip to Bountiful) Seguir leyendo Lista de los nominados a los Emmy 2014

La segunda de ‘Orange is the New Black’

oitnb
Las chicas de ‘Orange is the New Black’.

En cuanto a series marca Netflix se refiere, para mi gusto House of Cards ganó con la edad (y después de deshacerse de Zoe Barnes) y la segunda temporada consiguió consagrar la serie y brillar con luz propia.

Orange is the New Black, la serie de Netflix creada por Jenji Kohan (Weeds) y muy libremente basada en el libro autobiográfico de Piper Kerman, es que ya me pareció perfecta en su primera temporada y mantener el tipo y el nivel siempre es difícil.

En la segunda hemos podido ver experimentos narrativos, con un primer capítulo centrado únicamente en el personaje de Piper (Taylor Schilling), lidiando con las consecuencias del final de la primera temporada. En el segundo episodio, con Piper completamente ausente, la trama se centra en el resto de sus compañeras de prisión en Litchfield (algo que demuestra que la serie es mucho más que su protagonista rubia y que podría funcionar incluso si ella acabara saliendo de la cárcel). Después de eso OITNB ha vuelto a su estructura habitual a base de la exposición costumbrista de las vidas de estas mujeres encarceladas, ligada con flashbacks que nos dan antecedentes sobre algunas de ellas antes de que acabaran entre rejas. Seguir leyendo La segunda de ‘Orange is the New Black’

Rompiendo la cuarta pared en la tele

Kevin Spacey rompiendo la cuarta pared en 'House of Cards'.
Kevin Spacey rompiendo la cuarta pared en ‘House of Cards’.

Nadie rompe la cuarta pared* mejor que Frank Underwood (Kevin Spacey) en sus interpelaciones frecuentes con los espectadores de House of Cards. Spacey, uno de los pocos actores capaces de lograr algo así sin parecer teatral o artificial, atribuye esta pericia precisamente a su trabajo en el escenario, interpretando a Ricardo III, justo antes de aceptar el encargo de ponerse en la piel del ambicioso político.

Y si por un momento podía parecer que la segunda de House of Cards había olvidado una de sus señas de identidad, Underwood retomó con fuerza su rotura continuada de la cuarta pared, dirigiéndose directamente al espectador al final del primer episodio con un “¿Creían que me había olvidado de ustedes?” y una casi cálida bienvenida.

Pero no sólo en House of Cards nos han mostrado cómo romper ese muro imaginario como recurso para enriquecer la ficción televisiva… Seguir leyendo Rompiendo la cuarta pared en la tele

Falsificando Washington

Los senadores de 'Alpha House'.
Los senadores de ‘Alpha House’.

Ahora que ya nos hemos visto la segunda de House of Cards casi del tirón y que damos la bienvenida al regreso de The Americans y (por fin) la segunda parte de esta temporada de la muy adictiva Scandal parece que ha llegado el momento de hablar de Washington.

Pero lo cierto es que la capital estadounidense, que está muy televisiva últimamente, se deja filmar poco en realidad. “Lo primero que aprendí al rodar una serie en Washington es que de hecho no puedes hacerlo”, explica el productor ejecutivo de Alpha House, Jonathan Alter en una columna sobre su experiencia en la serie de Amazon.

Y parece que los chicos de Alpha no están solos. Haciendo un repaso a las muchas series políticas que actualmente están ambientadas Washington, nos damos cuenta de que ni una sola de ellas se filma de hecho allí: Seguir leyendo Falsificando Washington

El regreso de los Macbeth televisivos con la segunda de ‘House of Cards’

Kevin Spacey y Robin Wright en 'House of Cards'.
Kevin Spacey y Robin Wright en ‘House of Cards’.

Francis Underwood (Kevin Spacey) y su lady Macbeth (Robin Wright) corren uno junto al otro de madrugada. Coordinados a la perfección tanto rítmicamente como por el tono de su ropa deportiva oscura (el color suele brillar por su ausencia en esta serie). Así arranca la segunda de House of Cards.

Me atrevería a decir que va a ser una temporada incluso más satisfactoria que la primera, al menos a juzgar por los dos primeros episodios. Hay un acontecimiento que marca el primer capítulo y que va a cambiar las reglas del juego casi por completo. Pero pese al shock y la sorpresa iniciales la trama se va a beneficiar seguro. Seguir leyendo El regreso de los Macbeth televisivos con la segunda de ‘House of Cards’

La nueva hornada de antihéroes televisivos

Bryan Cranston con el gorro de Heisenberg en 'Breaking Bad'.
Bryan Cranston con el gorro de Heisenberg en ‘Breaking Bad’.

Walter White (Breaking Bad) lo ha dejado, igual que Dexter Morgan (Dexter) y John Luther (Luther). Y, para bien o para mal, a Don Draper (Mad Men) o Raylan Givens (Justified) les quedan las horas contadas en la pequeña pantalla. Con la marcha de algunos de nuestros protagonistas televisivos más cargados de ambigüedad y de moral menos recta parece que viene siendo hora de buscarnos antihéroes nuevos.

La columnista catódica del LATimes Mary McNamara describe al antihéroe como “un protagonista varón resuelto pero infeliz que sufre algún tipo de enfermedad o disfunción y está asediado por una moral ambigua fruto de un pasado complejo y la soledad que ello comporta”. Es una fórmula que pusieron de moda Tony Soprano (The Sopranos) y Jimmy McNulty (The Wire) pero que ha acabado de fructificar y popularizarse gracias a series como Breaking Bad o Mad Men. Seguir leyendo La nueva hornada de antihéroes televisivos

El modelo de emisión de Netflix

La primera temporada de 'House of Cards' se ha podido ver íntegramente en Netflix desde el día de su estreno.
La primera temporada de ‘House of Cards’ se ha podido ver íntegramente en Netflix desde el día de su estreno.

En Netflix, el servicio de videoclub por correo y para ver legalmente películas y series de televisión online por una módica cantidad mensual, se han dado cuenta de un hábito común entre sus suscriptores. La nueva tendencia entre los que miramos la tele sobre todo por Internet es el “binge viewing”.

Algo que se traduce en el hecho casi seguro de que, si te pones a ver un capítulo de la segunda temporada de Breaking Bad, difícilmente lo dejarás ahí y (dependiendo del tiempo que tengas) acabarás viendo tres, cuatro, cinco capítulos seguidos o incluso la temporada entera de una tirada… Nos van las maratones televisivas vaya.

Netflix por el momento está disponible en Estados Unidos, Canadá, América Latina, Irlanda, Reino Unido y algunos países escandinavos, pero todavía no en España. La compañía no se conforma con ser únicamente una alternativa a Blockbuster o el videoclub de la esquina y en ella se han atrevido también con la producción de series, entrando así en plena competencia con gigantes como HBO, Showtime o las cadenas de televisión en abierto estadounidenses.

Su primer experimento en la silla del productor ha sido la muy aclamada y cargada de talento cinematográfico House of Cards, protagonizada por Kevin Spacey y producida por David Fincher. Y con la emisión de la primera temporada de esta serie, en Netflix se han atrevido a hacer algo que responde a esas ansias por ver una serie de golpe que tenemos muchos. Los 13 capítulos de la primera de House of Cards estaban disponibles para ser vistos íntegramente el pasado 1 de febrero, día de su estreno en Netflix. Algo que contrasta con la tradicional emisión de un capítulo a la semana por la que ha optado Canal + en España, por ejemplo.

Estamos viendo la confluencia de todos los medios de comunicación. En el futuro toda distinción entre televisión e Internet acabará desapareciendo”, nos cuenta el jefe de guionistas de House of Cards, Beau Willimon, sobre esta nueva forma de hacer y emitir tele. “Poner los 13 capítulos de la temporada disponibles el día del estreno de House of Cards es Netflix. Es lo que la gente espera. Dejas en manos de la audiencia la forma en la que mirarán la serie”.

Una fórmula, la de dejar ese consumo en manos de la audiencia, que ha dado mucho que hablar. Series de éxito como The Walking Dead se nutren de la expectativa que crean entre sus fans semana tras semana, haciendo que inunden de comentarios la blogosfera o Twitter. Desde luego House of Cards ha gozado de muy buena salud en las redes sociales antes y después de su estreno, pero su vida en ellas podría ser inferior al de otras series, al no estar sus episodios repartidos durante varios meses. Además, los espectadores menos hambrientos han tenido que asegurarse de evitar spoilers y los más ávidos han tenido que buscar lugares seguros donde hablar del final de la primera temporada.

Pero para Spacey todo acaba resumiéndose a algo mucho más simple. “Hablo con mis amigos y me dicen cosas como: ‘Este fin de semana me he quedado en casa viendo tres temporadas de Breaking Bad o dos temporadas de Game of Thrones‘. Parece que la gente está consumiendo televisión de esa forma. Para mí tiene sentido que Netflix haya aprendido la lección que la industria de la música no supo aprender: dale al consumidor lo que quiere, cuando lo quiere y en el formato en el que lo quiere, a un precio razonable. El consumidor pagará por ello en lugar de robarlo. Y eso es lo que están haciendo”.

El pedigrí cinematográfico de ‘House of Cards’

Kevin Spacey y Robin Wright en el primer capítulo de 'House of Cards'
Kevin Spacey y Robin Wright en el primer capítulo de ‘House of Cards’.

En House of Cards, la nueva serie protagonizada y producida por Kevin Spacey, no podían conformarse con poca cosa. Basada en una miniserie homónima de la BBC de los noventa, House of Cards ha sido readaptada y actualizada para la pequeña pantalla por Beau Willimon (nominado al Oscar por su guión del largometraje político The Ides of March). Willimon hace las veces también de productor y showrunner (o jefe de guionistas de la serie y que en televisión es quien acaba teniendo la mayor parte del control creativo y decide hacia dónde van las cosas narrativamente).

Willimon no está sólo en la producción de esta serie. Lo ayudan David Fincher (en su primera aventura televisiva); los socios habituales de Fincher, Josh Donen y Eric Roth; además del mismo Spacey en esta hazaña para explicar la historia del ambicioso congresista estadounidense Frank Underwood, encarnado por el mismo Spacey.

Fincher, más reconocido por su talento detrás de la cámara en films como Fight Club o The Social Network, ya había trabajado con Spacey en Seven y estaba buscando un proyecto con el que repetir con el actor, tal como el mismo Spacey le explicó a Versión Extendida. Además Fincher nos relató que estaba cada vez más interesado en aquello que sucede en la pequeña pantalla. En House of Cards el cineasta ha querido prestar también su talento como director, encargándose de ponerse tras las cámaras en el primer y segundo capítulos de la serie.

Después de eso le ha pasado la batuta a directores como James Foley (Glengarry Glen Ross), Joel Schumacher (Phone Booth, Veronica Guerin) o Allen Coulter (director habitual de episodios de The Sopranos o Boardwalk Empire). Y es que en televisión quien manda en realidad es el equipo de producción y el director puede llegar a cambiar para cada episodio. Aunque en este caso hayan preferido que cada realizador hiciera un mínimo de dos capítulos seguidos.

Una selección de nombres, la que compone el equipo de esta serie, en su mayoría bastante cinematográfica. A del de los directores y productores hay que sumar el de Robin Wright, en el papel de la maquiavélica esposa de Underwood. Y es tal vez esa práctica ausencia de experiencia en el medio la que acaba pasando factura a la larga.

La premisa de la serie es prometedora: nos exponen a la vida de un político sin escrúpulos y capaz de todo para saciar sus ansias de poder. Un personaje ambiguo de los que tanto hemos aprendido a apreciar con series como Mad Men, Breaking Bad o The Sopranos. Los primeros capítulos de la serie están ejecutados a la perfección, pero la trama se complica no necesariamente para lo mejor. Llega un momento en el que nos preguntamos cuántas caras diferentes puede tener realmente Underwood, sin acabar de entender muchas de ellas, ni de las motivaciones que lo empujan a él o a su esposa a actuar como lo hacen.

La narración de largo formato no es fácil y esta serie, con una primera temporada inicial de 13 episodios y que desde el principio fue aprobada para una segunda temporada, nos deja a veces con la duda de si las cosas no hubieran sido algo mejor en caso de que Willimon se hubiera dedicado a escribir otro largometraje.

  • Emisión en América Latina y Estados Unidos: Netflix, primera temporada desde el 1 de febrero.
  • Emisión en España: Canal +, un capítulo a la semana a partir del 21 de febrero.