Trenzas, monos de trabajo y la canción de Katniss en ‘Mockingjay – Part 1’

    asdf
    Liam Hemsworth y Jennifer Lawrence en la primera parte de ‘Mockingjay’, ella con el traje de Mockingjay puesto.

    Todavía no acabo de estar segura de si lo de partir el último libro de la trilogía de Suzanne Collins en dos películas es una buena idea o no. Está claro que el final de The Hunger Games: Mockingjay – Part 1 (Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1) es bastante poco satisfactorio. Pero ésa es tal vez mi única queja sobre la tercera película en las desventuras de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence).

    Como ya me pasó con Catching Fire (En llamas), que también tenía al director Francis Lawrence tomando las riendas, me quedo sobre todo con la estética de Mockingjay I, esa forma tan particular de traducir en imágenes las palabras de Collins. En esta ocasión el equipo de la película ha tenido que optar por la sobriedad más absoluta puesto que la mayor parte de la acción transcurre en el Distrito 13, una zona rebelde que ha sobrevivido a los ataques del Capitolio y donde se favorecen la sencillez y moderación ante todo.

    Jennifer Lawrence y el mono de trabajo del distrito 13.
    Jennifer Lawrence y el uniforme del Distrito 13.

    Sus habitantes van vestidos con uniformes de color gris oscuro que me atrevería a decir que van a volver a poner de moda los pantalones de cintura alta y perneras anchas. Y, aunque lo del uniforme podría parecer aburrido de entrada, los diseñadores de vestuario de la película, Kurt and Bart, han conseguido que cada uno de los personajes dote de bastante personalidad el mismo tipo de ropa.

    asdfasdf
    Natalie Dormer, Elder Henson y Wes Chatham demostrando que lo de llevar uniforme minimalista puede ser muy cool.

    Me quedo sobre todo con la versión del uniforme de tipo mono de trabajo, de una sola pieza, que le vemos a Katniss. Además de la especie de traje chaqueta que lleva Julianne Moore, que interpreta a la presidenta de 13, cuando ve su poder más afianzado y las expectativas de una rebelión contra el Capitolio mucho más posibles. Es la versión más política del atuendo del distrito.

    SS_D20-7826.dng
    Jennifer Lawrence con el mono del Distrito 13. Detrás de ella Julianne Moore con la versión presidencial de traje chaqueta de los rebeldes.

    Hay que hacer una mención especial para Effie Trinket y su look de exiliada en el Distrito 13 (una licencia que se ha cogido el equipo de la película, lo de traer al personaje de Elizabeth Banks al distrito rebelde, en parte para compensar el hecho de que no podían rodar ciertas escenas adicionales con Philip Seymour Hoffman a causa de la muerte del actor). Effie se las arregla como puede con las prendas limitadas del uniforme, y sin pelucas o maquillaje, para conservar al menos en parte la esencia de su personaje.

    SS_D61-18552.dng
    Elizabeth Banks y su Effie Trinket intentando sacarle el máximo partido a la falta de pelucas y la sobriedad del Distrito 13.

    Y si está claro que Hunger Games ha puesto las trenzas de moda, Mockingjay I no se limita a esa forma de expresión capilar. En realidad Katniss sólo usará su peinado más icónico cuando vaya vestida con su traje de guerrera para grabar las promociones pro revuelta. El resto de la película optará por el pelo suelto, por aquello de que es una heroína muy en contra de su voluntad. Me quedo también con la melena larga, lisa y canosa del personaje de Moore (aunque para Effie ese pelo necesite una revolución en sí mismo). Pero la más revolucionaria  en cuanto a moda capilar se refiere es Cressida (Dormer). La actriz de Game of Thrones llegó a raparse media cabeza para ponerse en la piel de la directora audiovisual que sigue a Katniss y se encarga de producir los vídeos promocionales de Mockingjay.

    SS_D5-2003.dng
    Natalie Dormer se atrevió a raparse media cabeza para el papel de Cressida. Los tatuajes no son reales.

    Otro de los motivos por los que la peli es imprescindible sobre todo precisamente para los fans de los libros en busca de valor añadido, es su banda sonora. En esta ocasión, además de los temas de la australiana y jovencísima Lorde, hay que destacar la canción The Hanging Tree que Lawrence canta personalmente a media película. La canción fue escrita por la misma Collins pero en su ritmo folk tal vez podáis reconocer los arreglos musicales de The Lumineers y el compositor de la banda sonora de la película, James Newton Howard. Podéis escucharlo aquí.

      Los comentarios están cerrados.