La muy gris pero interpretativamente excelente ‘Foxcatcher’

    Steve Carell y Channing Tatum en 'Foxcatcher'.
    Steve Carell y Channing Tatum en ‘Foxcatcher’.

    Empecemos con la verdad y es que hasta hace cinco minutos estaba convencida de que el apellido de Steve Carell se escribía con doble (y casi triplemente sonora) erre. Algo que en realidad tiene sólo relevancia porque Carell, junto a Channing (aquí sí doble ene) Tatum y Mark Ruffalo (aquí también doble efe) son lo mejor de Foxcatcher.

    La nueva película dirigida por Bennett Miller (con consonantes dobles por todas partes) vuelve a estar basada en hechos reales, tal como sucedió con sus anteriores Capote (Truman Capote) y Moneyball (Moneyball: Rompiendo las reglas). En esta ocasión Miller, que repite con el guionista de Capote Dan Futterman, se remonta a finales de la década de los ochenta para presentarnos a los hermanos Mark (Tatum) y David Schultz (Ruffalo), dos atletas que compitieron en el equipo estadounidense de lucha libre en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles y que siguen entrenando con las olimpiadas de Seúl siempre en mente. Mark parece vivir en la sombra del éxito de su hermano mayor, que también es su entrenador, pero decide independizarse de él cuando recibe la llamada de un enigmático John du Pont (Carell).

    Channing Tatum y Mark Ruffalo en 'Foxcatcher'.
    Channing Tatum y Mark Ruffalo en ‘Foxcatcher’.

    Du Pont es un multimillonario y supuesto filántropo que convence a Mark para que vaya a vivir bajo su protección y se entrene con su equipo, Foxcatcher. Du Pont tiene la intención de que todo el equipo olímpico estadounidense de lucha libre acabe formando parte de Foxcatcher. Con su mecenazgo dice querer asegurar la victoria de los valores americanos en las próximas olimpiadas, aunque no cuesta mucho ver que en realidad no es más que un egocéntrico con aires de grandeza que no se siente lo suficientemente querido o apreciado por su madre (la muy desaprovechada Vanessa Redgrave) y no sabe cómo remediarlo.

    Foxcatcher arranca con los motivos que llevan a Mark para formar parte de Foxcatcher y continúa con la suma de su hermano David al equipo. David se llevará también a su familia a vivir en las instalaciones del complejo de du Pont (Sienna Miller interpreta a la esposa de Ruffalo en un papel muy menor). Tengo la sensación de que los hechos sucedieron hace bastante tiempo como para que el final de la película logre sorprender al espectador. Mi consejo, si no queréis spoilers, es no hacer ninguna búsqueda en Google sobre Du Pont y los Schultz hasta después de haber visto Foxcatcher.

    Podría sintetizar Foxcatcher como una película gris, lenta y deprimente, con personajes grises y ceñudos que hablan lento. Y es que la película es pesada e incluso poco memorable, pero las interpretaciones de su trío protagonista verán seguro reconocido su trabajo con alguna nominación al Oscar. Tatum ha conseguido transformar para este papel no sólo su cuerpo, sino también sus gestos y su forma de caminar y de hablar. Además de demostrar que no sólo es el protagonista perfecto para una película de acción (White House Down / Asalto al poder) o una comedia de éxito (21 Jump Street / Infiltrados en clase) sino que tiene madera de actor dramático. Ruffalo consigue deshacerse de ese magnetismo y atractivo innegable que lo caracterizan en casi todos sus papeles para ponerse en la piel de un luchador y hermano mayor que no acaba de saber cómo ayudar a su hermano pequeño, pero que a pesar de ello no se rinde. Aunque es Carell quien realice el cambio más significativo. El actor no sólo ha apostado por el drama en lugar de las comedias por las estamos acostumbrados a verlo, el ex de The Office llevó una prótesis en la nariz durante el rodaje para transformar todavía más su apariencia.

    Además de sus actores, también hay que destacar de Foxcatcher que eche un poco de luz sobre una época pasada pero no tan lejana en la que la vida de algunos deportistas de élite. Y es que a pesar de los éxitos en la pista, el día a día de los atletas puede no ser fácil o económicamente rentable.

    Channing Tatum, el director Bennett Miller, Vanessa Redgrave, Steve Carell y Mark Ruffalo durante la presentación de la película en el Festival Internacional de Cine de Toronto.
    Channing Tatum, el director Bennett Miller, Vanessa Redgrave, Steve Carell y Mark Ruffalo durante la presentación de la película en el Festival Internacional de Cine de Toronto (Wireimage/Getty for TIFF)

    Otros títulos con opciones a Oscar de este año:

    Los 169 minutos de ‘Interstellar’

    Jake Gyllenhaal, los coyotes y ‘Nightcrawler’

    Crítica de ‘The Judge’ (‘El juez’)

    Crítica de ‘Fury’ (‘Corazones de acero’)

    ‘Boyhood’, ‘Sueño de invierno’, ‘Coming Home’ y las películas costumbristas y de relaciones del año

    Crítica de ‘Gone Girl’ (‘Perdida’)

    Con reserva en el hotel de Wes Anderson

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      *