Los 169 minutos de ‘Interstellar’

    Matthew McConaughey y Anne Hathaway en 'Interstellar'.
    Matthew McConaughey y Anne Hathaway en ‘Interstellar’.

    Vulture llevaba un post de lo más entretenido el viernes pasado, coincidiendo con el estreno de Interstellar, sobre los cinco momentos a lo largo de la última película de Christopher Nolan en los que el espectador puede salir para ir al baño sin arriesgarse a perderse demasiada cosa. Así de largo es el tema, dos horas y 49 horas de proyección, y así de no necesariamente sintético.

    A pesar de que a mí la película me pareciera larga y pretenciosa a partes iguales (llegando a desear tener la tecnología de los personajes de Matthew McConaughey y Anne Hathaway para ponerme a hibernar durante un rato, hacer avanzar el tiempo y llegar al final), me quedo con algunos momentos e ideas que sí que consiguieron ablandarme el corazón un poquito y que dejara de refunfuñar momentáneamente (ojo que hay spoilers):

    – Cooper (McConaughey) tiene una reunión con el profesor de su hijo mayor en el que el maestro le dice que será un muy buen granjero. El padre quiere que su hijo sea un ingeniero como él pero en el mundo de Interstellar no se necesitan ingenieros sino granjeros con poca educación (la mar de paradójico si pensamos en la situación actual y seguramente uno de los pocos toques de “humor” de toda la película).

    – El planeta Tierra retratado en Interstellar naturalmente es el heredero directo de la sociedad occidental en la que vivimos hoy en día donde, tal como rememora el suegro de Cooper, todo el mundo intenta poder tenerlo todo. A mí es que lo de la moralina ecologista siempre me llega.

    – La Tierra en la película ha pasado ya su punto de salvación. Hay que encontrar otro planeta donde plantar raíces y llevar a los humanos supervivientes cuanto antes posible. Según Cooper el mundo lleva un tiempo diciéndonos que nos vayamos. Supongo que debe haber empezado ya…

    – Lo que a Michael Caine le gusta decirle a sus astronautas cuando empiezan una misión para llenarlos de motivación es éste poema de Dylan Thomas.

    Do not go gentle into that good night,
    Old age should burn and rave at close of day;
    Rage, rage against the dying of the light.

    – Me quedo con el cameo de Matt Damon que no me esperaba para nada (increíble que el equipo de Interstellar consiguiera mantenerlo en secreto) y cuyo personaje consiguió engañarme por completo. ¿Quién podía imaginarse que Jason Bourne fuera a ser uno de los “malos” de la película?

    – Pero el de Damon no fue el único personaje que consiguió despistarme. Me pasé toda la película esperando a que TARS, el robot que acompaña en su misión espacial a los personajes de McConaughey y Hathaway, se volviera en contra de ellos en algún momento. Al fin y al cabo 2001 había sido una de las influencias de Nolan, ¿no? Pues no hubo momento HAL en absoluto. Encima estaba convencida de haber reconocido a Alan Cumming (The Good Wife) como el actor que le ponía voz a TARS pero los títulos de crédito me demostraron que mi obsesión con Eli Gold no tiene límite y que en realidad la voz de TARS es de Bill Irwin.

    Jessica Chastain en 'Interstellar'.
    Jessica Chastain en ‘Interstellar’.

    Enlaces relacionados:

    5 curiosidades sobre Christopher Nolan

    Otros títulos con opciones a Oscar de este año:

    La muy gris pero interpretativamente excelente ‘Foxcatcher’

    Jake Gyllenhaal, los coyotes y ‘Nightcrawler’

    Crítica de ‘The Judge’ (‘El juez’)

    Crítica de ‘Fury’ (‘Corazones de acero’)

    ‘Boyhood’, ‘Sueño de invierno’, ‘Coming Home’ y las películas costumbristas y de relaciones del año

    Crítica de ‘Gone Girl’ (‘Perdida’)

    Con reserva en el hotel de Wes Anderson

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      *