Jake Gyllenhaal, los coyotes y ‘Nightcrawler’

    Jake Gyllenhaal y su transformación en 'Nightcrawler'.
    Jake Gyllenhaal y su transformación en ‘Nightcrawler’.

    Sigo emperrada en que a Jake Gyllenhaal lo vuelvan a considerar para el Oscar (tiene una nominación de 2005 por su interpretación en Brokeback Mountain). Después de su brillante trabajo el año pasado en Prisoners, el actor se ha transformado una vez más para Nightcrawler. En ella interpreta a Lou Bloom, una criatura de la noche angelina. Con su cuerpo extremadamente delgado, su cara angulosa y su pelo largo, lacio y casi grasiento, el californiano se pone en la piel de un cámara que persigue accidentes y escenas sangrientas para vendérselas a una televisión local especializada en noticias morbosas. El lema de la cadena es “If it bleads, it leads”, algo así como: si hay sangre, será la noticia principal.

    Enseguida nos damos cuenta de que Lou no es simplemente un emprendedor ambicioso y sediento de un poco de éxito profesional, sino un depredador en toda regla y capaz de todo para conseguir su propio bienestar y progreso económico. El film hace además una sátira mordaz sobre nuestra fascinación con la televisión más sensacionalista, el morbo y el voyeurismo. Todo ello representado sobre todo en el personaje encarnado por Rene Russo, una veterana directora de telediarios nocturnos que ve mucha promesa en el trabajo de Lou.

    Jake Gyllenhaal y Rene Russo.
    Jake Gyllenhaal y Rene Russo.

    Según le contó Gyllenhaal a Entertainment Weekly, para preparar este papel adelgazó algo más de 13 quilos a base de alimentarse únicamente de ensaladas de col crespa (el típico “kale” tan de moda en California y Brooklyn) y chicles. Además de hacer cada día corriendo los 24 quilómetros de recorrido entre su casa y el set de la película durante el mes que estuvieron grabando. El actor prefirió prescindir de todo tipo de vida social durante esas semanas y afirma que se basó en los movimientos y comportamiento de los coyotes, unos caninos depredadores autóctonos de California, para interpretar su papel.

    Y si lo de encontrarse con un coyote a medianoche es algo muy de Los Ángeles, Nightcrawler también es intrínsecamente angelina. La peli arranca con un plano general de las luces nocturnas de Los Ángeles (las mismas que tan bien supo retratar David Lynch en Mullholand Drive) y sigue con imágenes tan definitorias de la ciudad como los pozos de extracción de petróleo o sus autopistas imposibles. La ciudad, sobre todo su noche, son un personaje más en la película.

    Se nota que el guionista y director de Nightcrawler, Dan Gilroy, es un nativo de Santa Monica. Gilroy, que de hecho está casado con Russo, había trabajado anteriormente como coguionista en títulos como The Bourne Legacy (El legado de Bourne) junto a su hermano Tony Gilroy, que también dirigió aquella película; además de colaborar en los guiones de The Fall (The Fall: El sueño de Alexandria) o Real Steel (Acero puro). Nightcrawler es su ópera prima como director y desde luego no defrauda.

    Rene Russo y Dan Gilroy durante el pasado Festival Internacional de Cine de Toronto.

    Enlaces relacionados:

    El tic de Jake Gyllenhaal

    Otros títulos con opciones a Oscar de este año:

    La muy gris pero interpretativamente excelente ‘Foxcatcher’

    Los 169 minutos de ‘Interstellar’

    Crítica de ‘The Judge’ (‘El juez’)

    Crítica de ‘Fury’ (‘Corazones de acero’)

    ‘Boyhood’, ‘Sueño de invierno’, ‘Coming Home’ y las películas costumbristas y de relaciones del año

    Crítica de ‘Gone Girl’ (‘Perdida’)

    Con reserva en el hotel de Wes Anderson

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      *