Las mejores escenas y citas de ‘The Sopranos’, temporada 1

Después de buscarme la excusa de hacer una recopilación de algunas de las mejores citas y escenas de The Wire para poder justificar lo de ver la serie por tercera vez… ha llegado el momento de hacer lo mismo con mi segunda serie preferida: The Sopranos.

Así que empezamos con algunos de los mejores momentos de la primera temporada de esta serie de mafiosos de Nueva Jersey capitaneados por un jefe, Tony Soprano, con debilidad por la comida, las mujeres italianas, los animales indefensos y cierta psiquiatra que se resiste a sus encantos. Ésta es la temporada en la que la serie de David Chase empezaba y parecía estar encontrándose todavía. Muchos de sus episodios tienen cierto tono formulado con una trama muy bien definida que termina y acaba en un solo capítulo: el episodio del hotel de la familia judía ortodoxa, el de la escapada de Junior a Boca Raton, el capítulo en el que Adriana intenta producir un disco… Es una estructura que seguirá repitiéndose a lo largo de la serie, pero que en temporadas posteriores estará mejor integrada en la historia de la familia.

Post sólo apto para los fans de las uñas postizas, los chándals de poliéster y los ziti al horno y aquellos que ya hayan visto la serie al menos una vez (o no les importen nada los spoilers).

– Temporada 1, episodio 1 Pilot

A lo largo de sus seis temporadas aprendimos a apreciar los momentos que Tony (James Gandolfini) pasaba en la consulta de su psiquiatra, la doctora Jennifer Melfi (Lorraine Bracco). Tony la escogió por ser mujer, tener buenas piernas y antecedentes italianos, además de ser una profesional que lo ayudaría con sus ataques de pánico. Nos quedamos con esta primera visita y toma de contacto entre ambos, en la que Tony se lamenta por la aparente extinción del tío fuerte y callado, a lo Gary Cooper. También alardea de haber ido a la universidad durante un semestre y medio y, por lo tanto, ser capaz de entender a Freud. Eso poco antes de salir airado de la consulta por no querer hablar de la familia de patos que ha abandonado su jardín y le ha provocado cierta melancolía.

Tony Soprano en su primera visita en la consulta de la doctora Melfi.
Tony Soprano, con más pelo y menos quilos que en temporadas posteriores, en su primera visita a la consulta de la doctora Melfi.

Tony: Let me tell you something. I have a semester and a half of college so I understand Freud. I understand therapy as a concept, but in my world it does not go down. Could I be happier? Yeah, yeah. Who couldn’t?
Melfi: Do you feel depressed?
Tony: Since the ducks left. I guess.

El piloto también incluye la primera vez que Tony baja por la rampa de su casa, en ropa interior y albornoz blanco, para recoger el periódico. Una escena que se irá repitiendo de una forma u otra al principio de todas las temporadas de la serie. Es interesante anotar que Tony lee el periódico local de Nueva Jersey The Star-Ledger. Nos atreveríamos a decir que el New York Times debe ser un poco demasiado progre para su gusto.

La primera vez que vemos a Tony Soprano recogiendo el periódico.
La primera vez que vemos a Tony Soprano recogiendo el periódico.

 

 

 

 

 

 

 

– Temporada 1, episodio 2 46 Long

Tony, Silvio, Paulie, Pussy y Christopher están en el Bing mirando el típico programa de televisión que habla sobre la crisis que vive la mafia mientras recuentan grandes cantidades de dinero amasadas gracias precisamente al crimen organizado. Para animar un poco las cosas Silvio (interpretado por el miembro de la E Street Band Steve Van Zandt) intenta sacar otro tema de conversación preguntándose si la muerte de Lady Di, que había pasado apenas hacía un año de la emisión en enero de 1999 de este episodio, la debió encargar la familia real mafia-style.

Paulie y Silvio, contando fajos de dinero diligentemente, mientras comentan la jugada.
Paulie y Silvio, contando fajos de dinero diligentemente, mientras comentan la jugada.

Silvio: You were talkin’ about princess Di… You think the royal family had her whacked?

Paulie: Last time I take a fuckin’ limo in Paris!

Hay que decir que a Silvio se le da mucho mejor entretener a los chicos a base de imitación sobreactuada de Al Pacino en la tercera de The GodfatherSeguir leyendo Las mejores escenas y citas de ‘The Sopranos’, temporada 1

Jake Gyllenhaal, los coyotes y ‘Nightcrawler’

Jake Gyllenhaal y su transformación en 'Nightcrawler'.
Jake Gyllenhaal y su transformación en ‘Nightcrawler’.

Sigo emperrada en que a Jake Gyllenhaal lo vuelvan a considerar para el Oscar (tiene una nominación de 2005 por su interpretación en Brokeback Mountain). Después de su brillante trabajo el año pasado en Prisoners, el actor se ha transformado una vez más para Nightcrawler. En ella interpreta a Lou Bloom, una criatura de la noche angelina. Con su cuerpo extremadamente delgado, su cara angulosa y su pelo largo, lacio y casi grasiento, el californiano se pone en la piel de un cámara que persigue accidentes y escenas sangrientas para vendérselas a una televisión local especializada en noticias morbosas. El lema de la cadena es “If it bleads, it leads”, algo así como: si hay sangre, será la noticia principal.

Enseguida nos damos cuenta de que Lou no es simplemente un emprendedor ambicioso y sediento de un poco de éxito profesional, sino un depredador en toda regla y capaz de todo para conseguir su propio bienestar y progreso económico. El film hace además una sátira mordaz sobre nuestra fascinación con la televisión más sensacionalista, el morbo y el voyeurismo. Todo ello representado sobre todo en el personaje encarnado por Rene Russo, una veterana directora de telediarios nocturnos que ve mucha promesa en el trabajo de Lou. Seguir leyendo Jake Gyllenhaal, los coyotes y ‘Nightcrawler’

Crítica ‘The Judge’ (‘El juez’)

Robert Downey Jr. y Robert Duvall en 'The Judge'. (Warner Bros)
Robert Downey Jr. y Robert Duvall en ‘The Judge’. (Warner Bros)

Robert Downey Jr. parece haberse propuesto controlar su carrera por completo. Tal vez por eso no hay forma de que se acabe de confirmar la cuarta de Iron Man (negociar con Marvel, famosa por no pagar demasiado, no debe ser fácil). En todo caso y para seguir cogiendo las riendas de su filmografía ha montado la productora Team Downey, junto a sus esposa Susan Downey (con un larga trayectoria produciendo en Hollywood junto a Joel Silver).

Su primer proyecto juntos ha sido The Judge (El juez), un drama familiar y película de abogados con dirección de David Dobkin (Friends with Benefits/ Con derecho a roce, The Change-Up/ El cambiazo) y papel estelar de Robert Duvall, que interpreta al juez del título.

Además de producir, Downey Jr. se reserva el protagonista de la película, Hank Palmer. Hank es un abogado de Chicago que suele representar siempre a clientes con dinero pero que parecen sospechosamente culpables, está al borde del divorcio y tiene una hija que parece ser la única que le enternece el corazón. Cuando recibe la noticia de que su madre ha muerto Hank tiene que volver a un pueblo rural en Indiana del que se fue hace años con intenciones de no volver. En él se encuentra con un hermano mayor, Vincent D’Onofrio, insatisfecho por no haberse aventurado más en la vida; un hermano pequeño, Jeremy Strong, con una discapacidad mental; una ex novia, Vera Farmiga (completamente desaprovechada), que sigue estando de muy buen ver; y un padre, Duvall, con el que nunca se ha llevado bien. Seguir leyendo Crítica ‘The Judge’ (‘El juez’)

Crítica de ‘Fury’ (Corazones de acero)

Shia LaBeouf, Brad Pitt, Logan Lerman, Michael Peña y Jon Bernthal en ‘Fury’.

Fury (Corazones de acero), la última película dirigida y escrita por David Ayer (End of Watch/ Sin Tregua) y con producción ejecutiva y papel protagonista para Brad Pitt, nos quiere dejar muy clara una cosa: la guerra es una de las peores experiencias que puede vivir un ser humano, cualquier ser humano.

Ambientada en abril de 1945, durante el final de la Segunda Guerra Mundial, en ella conocemos a Wardaddy (Pitt) y a sus hombres: Bible (Shia LaBeouf), Gordo (Michael Peña) y Coon-Ass (Jon Bernthal). Han estado combatiendo nazis en África, Francia, Bélgica y ahora Alemania en el tanque de guerra Fury y acaban de perder al quinto integrante de su equipo. Norman (Logan Lerman) es un recluta novato que ha recibido formación, como él mismo explica con horror, para mecanografiar 60 palabras por minuto y sin embargo acaba destinado a una metralleta del Fury. Seguir leyendo Crítica de ‘Fury’ (Corazones de acero)

David Simon y la imposibilidad de la sexta de ‘The Wire’

El equipo de 'The Wire' en el PaleyFest de Nueva York.
El equipo de ‘The Wire’ en el PaleyFest de Nueva York.

El creador de The Wire, David Simon, tiene bastante claro por dónde podrían ir las cosas en caso de que su serie de culto tuviera una sexta temporada. “Bubbles volvería a drogarse pero luego se rehabilitaría otra vez y al final moriría. Hasta que apareciera su hermano gemelo. Stringer volvería y Omar en realidad no estaría muerto”, explicó el escritor con cierta ironía durante el panel que el festival televisivo PaleyFest de Nueva York le dedicó a su serie este jueves por la tarde. “Hacer otra temporada no sería más que una forma de sostener la franquicia. Lo de sostener una franquicia se ha convertido en la gran enfermedad de la televisión americana”, concluyó.

Así que no, no hay la más mínima posibilidad de una sexta de The Wire porque para Simon las cosas quedaron perfectamente atadas con la quinta. “Las historias funcionan si tienen un principio, un nudo y un desenlace y nosotros planificamos mucho ese final. Lo que pudimos mostrar a lo largo de la serie es una parte de la historia que nunca llega a explicarse”, dijo refiriéndose a los temas sociales sobre los que pudieron echar luz con la serie, añadiendo que no fue casual que la última temporada de The Wire estuviera ambientada en la redacción de un periódico. “Acabamos con un medio de comunicación, con una forma de narración. Hicimos una especie de metacomentario y vimos todas las cosas que nunca llegan a explicarse en los medios”. Seguir leyendo David Simon y la imposibilidad de la sexta de ‘The Wire’

El ‘Freak Show’ de Ryan Murphy

Sarah Paulson en 'AHS: Freak Show'.
Sarah Paulson en ‘AHS: Freak Show’.

Ryan Murphy y Brad Falchuck, los creadores de American Horror Story, han vuelto a superarse. No sólo por ser los pioneros de esta nueva tendencia hacia el formato de serie antológica. Ni por haber reunido a una compañía de actores que vuelven a ellos cada año para ver cuál será el próximo papel que ingenien específicamente con ellos en mente (ahorrándonos así los meses de especulación sobre cuál será el próximo protagonista de su serie, a lo True Detective). Sino porque parecen no acabar de agotar esa fórmula a base de terror, humor incómodo, situaciones excesivas y una falta absoluta de pretensiones que hacen que su serie sea imprescindible y única.

Con Freak Show nos trasladamos a Jupiter, en Florida, en el año 1952. Jessica Lange, la musa de Murphy y por extensión quien suele tener más minutos en la pequeña pantalla, interpreta a la inmigrante alemana Elsa Mars. Es la cabecilla de un circo de variedades compuesto por personas que parecen no tener otro sitio al que ir sin que les recuerden a cada momento que son unos freaks. Murphy le ha reservado a Lange líneas de diálogo como: “Es Lucky Strike, te hace bien” (cuando intenta convencer a la enfermera interpretada por una de las hijas actrices de Meryl Streep, Grace Gummer, que fumar de hecho es sano) o una actuación musical en la que interpreta el Life on Mars de David Bowie (sí, se supone que están casi dos décadas antes de que Bowie lo publicara, pero qué más dará). Además de que hay un plano final del capítulo con ella muy revelador sobre su personaje… Seguir leyendo El ‘Freak Show’ de Ryan Murphy

‘Boyhood’, ‘Sueño de invierno’, ‘Coming Home’ y las películas costumbristas y de relaciones del año

Ellar Coltrane en el fotograma que abre 'Boyhood'.
Ellar Coltrane en el fotograma que abre ‘Boyhood’.

Todavía no he visto Unbroken (Invencible), ni Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) o Inherent Vice. Todavía no he visto Fury (Corazones de acero), American Sniper o Into the Woods pero me atrevería a decir que ya he visto mi título favorito de este año.

Boyhood de Richard Linklater, ese proyecto de 12 años de duración a lo largo de la vida de un niño que se hace adolescente y luego adulto es lo más humano, auténtico y lleno de pequeños momentos universales que he visto de momento en 2014. Y eso que este año ya he podido disfrutar con la historia de superación personal Wild, la musical Whiplash, la desgarradora Still Alice, el film noir perfecto La entrega (The Drop), la satírica Nightcrawler o la no sólo peli de misterio Gone Girl (Perdida).

Si se puede empezar ya con la campaña para la nominación al Oscar de Boyhood en las categorías de película, guión y dirección. Empecemos ya por favor.

Haluk Bilginer en un fotograma de 'Sueño de invierno'.
Haluk Bilginer en un fotograma de ‘Sueño de invierno’.

En la misma línea de películas con mucho metraje, donde no necesariamente pasa nada (aunque en realidad pase todo) y todo se base en las relaciones y conversaciones entre sus personajes está también la turca Sueño de invierno (Kis uykusu), ganadora de la Palma de Oro en Cannes este año y candidata de Turquía para el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Seguir leyendo ‘Boyhood’, ‘Sueño de invierno’, ‘Coming Home’ y las películas costumbristas y de relaciones del año

Crítica de ‘Gone Girl’ (Perdida)

Nick Dunne (Ben Affleck) frente al cartel de su desaparecida esposa.
Nick Dunne (Ben Affleck) frente al cartel de su desaparecida esposa.

En cuanto supe que el próximo proyecto cinematográfico de David Fincher iba a ser la adaptación de la novela Gone Girl (Perdida), compré el libro y lo devoré. Había que hacer los deberes. El de Gillian Flynn, una ex escritora de la revista de cultura popular Entertainment Weekly, es un libro que empieza siendo la típica historia de misterio, el típico whodunit (Amy Dunne desaparece una mañana sin dejar mucho más rastro que unos cuantos cristales rotos y la puerta de casa abierta. Su marido, Nick, no tiene idea de dónde está pero cada vez parece más el sospechoso perfecto de lo que podría ser el asesinato de su esposa. Pero no hay cuerpo del delito. ¿Qué ha pasado con Amy? ¿Quién ha podido matar o hacer desaparecer a alguien tan encantador y perfecto como ella?). Pero a la mitad del libro la historia da un giro inesperado que convierte Gone Girl en algo más que una simple historia de misterio.

Tampoco es sólo misterio su versión para la gran pantalla dirigida por Fincher y cuya adaptación del guión ha recaído de hecho en manos de la misma Flynn. Tal vez por eso ésta es una de las adaptaciones más fieles que haya visto en mucho tiempo de libro a película. Incluso la casa en medio del ruinoso y desvencijado North Cartage, en Misuri, donde viven los Dunne, tiene exactamente el mismo aspecto que me había imaginado al leer las palabras de Flynn en el libro. Y eso que la hazaña de versionar no era fácil sobre todo en parte por cómo está narrado el libro, con fragmentos en primera persona del diario de Amy, que la película consigue sustituir con acierto por voces en off explicativas de Rosamund Pike (Jack Reacher), teñida de rubia para encarnar a Amy. Y capítulos en primera persona explicados desde la perspectiva de Nick (Ben Affleck). Seguir leyendo Crítica de ‘Gone Girl’ (Perdida)

El ritual de escritura de Guillermo del Toro

Guillermo del Toro
Guillermo del Toro, rodeado de grabadoras, durante la pasada edición de Comic-Con en San Diego.

Seguramente por (de)formación profesional si hay ocasión me gusta preguntarle a los escritores por su ritual de trabajo. ¿Les gusta más una hora determinada del día para hacerlo? ¿Un lugar concreto? ¿Se preparan una taza de té antes de ponerse al teclado

Este verano durante una larga conversación con el cineasta Guillermo del Toro junto a varios colegas periodistas, se dio la ocasión de preguntarle al mexicano por sus hábitos de escritura. “Cuando estoy en California (en casa) tengo una habitación que se llama habitación de la lluvia. La construí de forma que tiene un decorado de teatro. En ella es de noche todo el día y tras la ventana está lloviendo todo el rato. De modo que entro a la habitación, pongo en marcha la lluvia y escribo”, explicó el director. “Lo cuento en el libro Gabinete de curiosidades, tiene fotos de algunas partes de mi casa. Son mil metros cuadrados llenos de cosas curiosas: pasajes secretos, estanterías de libros secretas, puertas detrás de cuadros que llevan a habitaciones secretas”.

Seguir leyendo El ritual de escritura de Guillermo del Toro