La muy romántica ‘Her’

    El look retro de Joaquin Phoenix en 'Her'.
    El look retro de Joaquin Phoenix en ‘Her’.

     

    La nueva de Spike Jonze, la primera que el director de Being John Malkovich (Cómo ser John Malkovich) o Where the Wild Things Are (Donde viven los monstruos) escribe en solitario además de dirigir, nos presenta la historia del escritor de cartas por encargo Theodore (Joaquin Phoenix).

    En Her, Theodore es un tío sensible de los que le pide a su ordenador que le ponga canciones melancólicas. Recientemente divorciado y con el corazón todavía roto, trabaja en beautifulhandwrittenletters.com poniendo en pluma de otros bonitas palabras dirigidas a sus seres queridos. Sin encontrar tanto placer como antes en su trabajo, Theodore acabará entablando una relación con su sistema operativo, que tiene la ventaja de tener inteligencia artificial y hacerse llamar Samantha. Un sistema operativo capaz de organizar en un momento el desorden de su cuenta de correo electrónico, además de tener una conversación más inteligente y empática que muchos humanos y que suena igual que Scarlett Johansson.

    Jonze se ha encargado de insistir que Her no es una película sobre tecnología. Y es que no lo es. La suya es una historia sobre relaciones, sobre todo sentimentales, y lo complicadas y difíciles de entender o encasillar que pueden llegar a ser a menudo. A medida que Samantha va desarrollando una personalidad falta de cuerpo, Theodore acaba enamorándose de ella. Jonze no juzga en ningún momento una relación tan improbable y como espectadores no podemos sino imaginar que algo así pueda llegar a darse pronto. “Enamorarse es una forma socialmente inaceptable de locura”, le dice Amy (Amy Adams) a Theodore cuando su amigo le confiesa que está saliendo con su sistema operativo.

    En el universo de 'Her' las playas angelinas están densamente pobladas.
    En el universo de ‘Her’ las playas angelinas están densamente pobladas.

    Más allá de esta historia romántica, en el sentido no hollywoodiense de la palabra, que nos muestra la evolución natural de la relación entre Theodore y Samantha, Her es una película con una estética singular y hermosa. Colores apagados, luz saturada, muebles de diseño sesentero y vestuario retro llenan la pantalla en todo momento. Her está ambientada en Los Ángeles en un año sin determinar. Jonze ha filmado en edificios emblemáticos de la ciudad como el Walt Disney Concert Hall de Frank Gehry o el Pacific Design Center. Pero para capturar ese Los Ángeles futurista, casi marciano y plagado de rascacielos el equipo de Her rodó también en Shanghái.

    Tierna, bella y escrupulosamente ejecutada Her es de aquellas historias por las que es difícil no dejarse seducir. Desde luego la historia más romántica y auténtica en su retrato de las relaciones que hayamos podido ver en el cine en mucho tiempo.

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      *