El tic de Jake Gyllenhaal

    Jake Gyllenhaal completamente vestido y con peinado poco favorable en 'Prisoners' (Warner Bros)
    Jake Gyllenhaal completamente vestido y con peinado poco favorable en ‘Prisoners’

    Después de ver al detective Loki (sin relación alguna con el perverso Tom Hiddleston de The Avengers) en Prisoners uno casi se alegra de que Prince of Persia: The Sands of Time fuera poco menos que un fracaso en taquilla.

    Tal vez si el intento que Jake Gyllenhaal hizo con esa película de verano, luciendo melena y demasiado músculo y parecida al flirteo que otros actores de su generación han tenido o están teniendo con el género de aventuras-fantasía-acción-con-mucho-presupuesto-y-material-que-puede-provenir-de-un-cómic-o-videojuego-o-ambos hubiera ido bien ahora el angelino se estaría volviendo a inflar a pollo hervido y sesiones de gimnasio inacabables para Prince of Persia 2 ó 3 en lugar de habernos dado una nueva lección interpretativa en Prisoners.

    En el film – cuyo cartel comparte con unos Paul Dano, Melissa Leo y Hugh Jackman también impecables – Gyllenhaal interpreta a un detective de la Policía de pasado turbulento y encargado de investigar la desaparición de dos niñas frente a la desesperación de su familia. Parece que el actor se mostró un poco reticente a aceptar el papel al principio. Primero porque le suponía trabajar por segunda vez consecutiva con el mismo director, el canadiense Denis Villeneuve, después de filmar con el la mucho más independiente Enemy. Y segundo porque implicaba repetir como agente de la ley tras la muy reciente End of Watch. Por suerte Gyllenhaal puso las dudas a un lado y, colaborando muy de cerca con Villeneuve, consiguió crear a un personaje rico y complejo del que gracias al lenguaje corporal del actor se adivina mucho más de lo que nunca llega a decirse. Alguien cuyos tics muy bien podrían suponerle su segunda nominación al Oscar y quién sabe si tal vez algo más.

    Antes de The Sands of Time y desde su precoz Donnie Darko, Gyllenhaal ya había mostrado predilección por los dramas, preferiblemente serios o muy serios, trabajando a las órdenes de maestros como Ang Lee en Brokeback Mountain, Sam Mendes en Jarhead o David Fincher en Zodiac. Pero su carrera post principesca tampoco tiene nada que envidiarle nada a sus títulos anteriores, con protagonistas en el thriller de ciencia ficción Source Code, la ya citada End of Watch o incluso el intento de tragicomedia romántica Love & Other Drugs.

    Larga vida a la carrera interpretativa de Gyllenhaal con camiseta puesta y tics interpretativos diversos.

    Gyllenhaal con el 'look' 'Prince of Persia'
    Gyllenhaal con el innegablemente atractivo ‘look’ ‘Prince of Persia’

      Los comentarios están cerrados.